27 may. 2016

Bakuman - Live Action: Persiguiendo el sueño



Antes de iniciar con esta entrada, les recuerdo que ya tocamos un poco esta serie junto a otras en una publicación anterior, la cual podrán ver pinchando aquí. Dicho eso, comencemos...


Finalmente, luego de llorar sangre, conseguí apartar un poco de tiempo para ver esta película XD. Posiblemente esta sea junto a Death Note de las mejores historias que ha hecho el dúo de Takeshi Obata y Tsugumi Oba.

¿Nunca se han preguntado cómo es hacer un manga profesionalmente hablando? Seguramente, esta película, junto a su manga y su respectivo anime te lo explicarán. Sin embargo, en ninguna de las tres se hace con lujo de detalles. Es simplemente para hacerse una pequeña idea de lo que subyace en el que posiblemente sea el mejor trabajo del mundo, para un buen número de geeks. 

En fin, sin darme cuenta, he acabado yéndome por las ramas. Volvamos a la película. En los tres medios (manga, anime y cine) el argumento de esta obra parte de la siguiente primicia: Tú sabes dibujar. Yo tengo buenas historias. Trabajemos juntos y seamos mangakas. Es de esa manera que Takagi, el cerebro del equipo y las buenas historias, le pide a Mashiro que sean un dúo para hacer mangas entre los dos.

Eso es en esencia lo que ocurre, aunque aquello sucede luego de que Azuki y Mashiro revelan el amor que se han tenido desde niños y prometiéndose que cuando uno de los manga de Mashiro se vuelva anime, Azuki, que sueña con ser seiyuu, se encargará de prestar su voz a la heroína principal. Es con esa promesa un poco sencilla, tierna e infantil que el viaje por hacer sus sueños realidad da inicio.

En los tres medios, la obra de Obata-sensei y Oba-sensei refleja las desventuras y pesares que viven y sufren los mangakas, desde la elaboración más superflua del mismo manga hasta las conversaciones con los editores y finalmente, la lucha de proporciones bíblicas por no decaer en los rankings de popularidad de la revista que serializa su obra y acabar de ese modo cancelada.

No obstante, a pesar de lo dicho en el párrafo anterior, en las tres fuentes, dichas adversidades se muestran de un modo muy suave y muy someramente, hasta el punto de verse opacadas en gran medida por la trama principal que, como ya se comentó, es conseguir un anime que permita a Azuki poner su voz y de ese modo, casarse con Mashiro para establecer su amor.

Otro aspecto que termina opacando aún más el ambiente de estrés al que son sometidos los dibujantes, es el propio carisma de los personajes, haciendo que como espectador se acabe olvidando en gran medida toda la angustia y frustración que viven día a día los profesionales de este medio. Por supuesto, hay que recordar que mostrar esta realidad no es el verdadero objetivo del manga, pero al mismo tiempo es una pena que no le hayan sacado todo el jugo a esa subtrama de fondo en la que se mueve todo el imaginario de Bakuman.

(Ver tu infancia pegada en la pared, no tiene precio...)

Ahora, dicho eso, hablemos de la película y las diferencias más evidentes respecto a su manga y anime.

Lo primero que destaca es que Mashiro y Takagi aún siguen siendo estudiantes de instituto, cosa que realmente no afecta al producto final pero al mismo tiempo nos hace pensar: ¿Por qué dejarlos como estudiantes?

La segunda cosa que me llamó la atención fue que ignorando a Azuki, no hubo absolutamente ninguna chica dentro del filme. Ni siquiera Miyoshi (la novia de Takagi). Sobre este punto, pues tampoco es algo que afecta la historia y ya que es una película, resulta imposible mostrar todo el universo de Bakuman en tan solo dos horas. Seguramente los guionistas quisieron dejar todo eso a un lado para poder enfocarse en el romance principal.

Finalmente, creo que la cosa que más me llamó la atención y que a diferencia de los otros dos puntos, sí lo hizo de forma más que positiva, fue el jugo que quisieron sacarle particularmente a una de las obras que hicieron Takagi y Mashiro, que en el manga original nunca se tuvo la oportunidad de explotar y que quedó relegada a nada más que un Oneshot, mientras que aquí, se convirtió en el manga debut que les otorgaría su serialización.

Ahora pasemos a ver lo que vendría a ser el producto final.


(Tu infancia pegada en la pared... no tiene precio, para lo demás existe Visa y Mastercard XD)

La adaptación que se buscó hacer con el filme, considero que fue lograda. Capturando la esencia del manga y del anime, pero al mismo tiempo, dotando al producto final de un sabor distinto. Asimismo, las actuaciones estuvieron fenomenales, principalmente la de Takeru Sato (Mashiro) y Kamiki Ryunosuke (Takagi) que, curiosamente, ambos participaron en el live-action de Rurouni Kenshin como Kenshin y Soujiro, respectivamente.

También creo que es importante destacar lo genial que fue ver constantemente las alegorías a los grandes mangas como One Piece, Dragon Ball, Naruto, Bleach y Death Note; ver a Takeru Sato trazando dibujos hechos por Obata-sensei exclusivamente para esta producción; y particularmente la lucha simbólica que tuvieron Mashiro y Takagi contra Eiji, usando las plumas y las tintas. Creo que fue una parte genial ya que cumplió su cometido de enseñar lo que se quería y con un estilo propio de los cómics, mostrándole de ese modo al espectador de dónde viene y de dónde se nutre el manga de Bakuman.

(Esa lucha con los pinceles y las tintas... mejor que una escena de Dragon Ball XD)

Finalmente, solo queda decir que, sin lugar a dudas, esta ha sido una de la mejores adaptaciones live-action basadas en un manga y también demuestra que cuando el cine japonés reconoce sus limitaciones respecto a los efectos especiales y sus CGI de calidad cuestionable, son capaces de envolver al público usando otros elementos, como la música, el ambiente y los personajes, demostrando que los aparatosos y estrambóticos efectos a computadora no lo son todo...


(Y a ustedes, ¿No se les han despertado las ganas de dibujar manga?)

Denle clic aquí para ver online y descargar la película.