24 jul. 2016

Cada Noche Aparecen los Demonios 3


Hola chicos. Hoy les traemos el tercer capítulo de la saga y con el mismo culminamos con la introducción de la historia. Creemos que estos primeros tres capis son esenciales para establecer el ambiente de la novela. Por eso, preferimos publicarlos seguidamente.

Durante las siguientes semanas estaremos publicando al menos dos capítulos. ¡Estén atentos para que no se pierdan de nada!

                                                                                                                                                 
PREVIEW
                                                                                                                                                 
Un grito adolorido se escucha en todo el lugar.
Un líquido rojo comienza a caer a borbotones por el piso del corredor mientras que un pedazo de carne reside dentro de la boca del agresor.
Todo aquello se había desarrollado en cuestión de segundos…
(E-esto no puede ser en serio… ¿sangre?).
La misteriosa persona procede a tragar aquel pedazo de carne gustosamente para seguidamente volver a comer a su víctima. Esta vez, con mucho desespero, como si tuviera varios días sin comer. Los jadeos entre cada mordisco eran prueba fehaciente de ello.
Finalmente, luego de varios sonidos grotescos, el asesino acaba con su presa.
El flujo vital del conserje se escurre por toda la boca del asesino, recorriendo su cuello mientras se dibujan finos caminos rojos y su camisa comienza a enrojecerse.
Los moribundos restos del conserje son lanzados por la ventana acompañados de un grotesco estruendo.
Varios restos de vidrio se esparcen por todo el pasillo, mientras que otros caen junto al cadáver recién lanzado, antes de trágicamente impactar contra el suelo y producir un sonido asqueroso, similar al de un costal siendo lanzado contra el suelo.
Como era de esperarse, el cadáver choca contra el suelo. Como si una sandía se reventara contra el concreto.
Chorros de sangre y pedazos de carne se esparcen por el área. Daba la sensación de haberse lanzado un globo de agua, pero con sangre.
(¡Dios! ¡QUÉ ASQUEROSO!).
El asesino de piel pálida y mordida letal, comienza a dirigirse con débiles pasos hacia Selena.
Debía escapar y pedir ayuda. Si quería vivir, hacer eso era su única salida.
Para empeorar su suerte, todo su cuerpo ha terminado petrificado por la mirada maliciosa del agresor, como si en estos momentos el cuerpo de ella fuese de piedra. Estático e inmóvil...
                                                                                                                                                 

Pincha ACÁ para leer el capítulo.


Si esta serie te gusta o te ha gustado alguna otra entrada de nuestro blog, por favor ayúdanos dando like a nuestro facebook, o compartiendo nuestro trabajo con quienes puedan disfrutarlo. Eso nos ayudaría mucho.

Muchas gracias.