17 jun. 2016

La implementación del sexo dentro del manga/anime


Una cosa que me ha dado curiosidad cuando veo algún anime, es el proceso de introducción de los personajes de acuerdo a la temática de la misma. Para los más amantes, ¿no les ha llamado la atención que las series "súper fresas" o "súper kawaii" como K-ON!, no incluyen personajes masculinos o en caso de hacerlo, la cantidad de ellos es sumamente reducida?


Lo curioso de esto es que parece ser solo en series de ese estilo, como Hibike!, por dar otro ejemplo, mientras que las series que en teoría son para chicos, siempre incluyen al personaje femenino, e incluso, en las series yaoi suele haber un personaje femenino pero en el caso contrario, esto no ocurre. El anime yuri Strawerry Panic! nunca tuvo dentro de sus filas a algún personaje masculino, como dato curioso.


Entonces, estamos viendo que hay un patrón en ello y es que cuando la serie tiene un enfoque muy grande en un grupo de personajes femeninos, es casi seguro que no habrá personajes masculinos, mientras que de ser una serie enfocada en un grupo de chicos, sea una serie hetero u homosexual, estará presente un personaje femenino. ¿La razón de esto? pues, ni idea. Solamente me parece curioso XD.

En caso de dar una opinón al respecto, diría como hipótesis (sacando el Sheldon Cooper que llevo dentro), que se debe a que las series de grupos de chicas, cautivan al público de hombres tenga o no tenga un personaje masculino en el elenco (imagino que se debe a que con tantos personajes lindos y Moe, la cosa acaba por atrapar a la audiencia), por otro lado, las series de chicos necesitan a un personaje femenino (aunque la misma sea más adorno que otra cosa dentro de la historia en muchos casos) pues seguramente, será ella la que haga o influya en el crecimiento del protagonista de alguna forma (y porque algo de fanservice nunca está de más).

Continuando con lo dicho arriba, ¿se imaginan Bleach sin Rukia u Orihime? o ¿Fairy Tail sin Lucy, Juvia, Erza, Levy, Wendy y el resto de la chicas de la serie? Yo, no. Para bien o para mal, sin ellas, no hubiésemos tenido el arco de los capitanes del Seiretei ni el arco de Hueco Mundo, mientras que en el mundo de los gremios de magos no hubiésemos tenido la hordas de zukulencia o una badass Erza.



Generalmente, las series masculinas, llamadas shonen, suelen tener todos los elementos con los que sueña cualquier joven: mundos mágicos, poderes, harém, fanservice, chicas, armas, villanos... más chicas. En cambio, las series femeninas pueden irse por dos vertiendes: la primera, el clásico shojo con romances en mundos cotidianos o mágicos; o la segunda, la cotidianidad y la amistad de las chicas, siendo ellas el centro de todo y haciendo al género masculino algo inexistente (casi como si fuese un mundo habitado enteramente por féminas).


Viendo estos detalles un poco más a fondo, podemos concluir que efectivamente, el hombre es un poco más banal, queriendo vivir su vida en base del placer y la aventura. Mientras que las mujeres son un poco más sentimentales y amorosamente soñadoras, pero al mismo tiempo, lo suficientemente independientes como para contar una historia entretenida sin la necesidad de un hombre entre sus filas.


Posiblemente, no consigamos una respuesta a esto y en caso de no hallarle solución, resulta interesante darse cuenta que este tipo de detalles que están tan evidentemente en esas cosas que consumimos, pero que al mismo tiempo, por ser tan obvias, solemos ignorar...