16 sept. 2016

Cada Noche Aparecen los Demonios 14


Otra semana ha pasado y por acá en el blog, no podemos evitar pensar en lo rápido que ha pasado el año. En menos de tres semanas termina Septiembre y si las cosas siguen así, en menos de lo que canta un gallo, habrá llegado el fin de año.

La verdad es que estos últimos meses no han sido tan placenteros como los de años pasados, pero a pesar de todos las cosas han salido relativamente bien. Seguimos con nuestros proyectos, pero todavía falta mucho por hacer y muchas metas que alcanzar. Pero bueno, mejor prosigamos con el con el capi de hoy antes de meternos en territorio emocional XD

                                                                                                                                                 
PREVIEW
                                                                                                                                                 
Luego de escuchar aquello, los ojos verdes del exorcista se abrieron con estrépito.
La mención de ese extraño libro había perturbado enormemente su tranquilidad. Gotas de sudor helado comenzaron a recorrer parte de su frente.
Selena solo era capaz de mirarle con impresión. Jamás le había visto con un semblante como el de ahora.
El joven inspecciona los escombros. Camina hacia ellos. Hay unos libros tirados en el suelo. Están inmóviles. Sucios. Los observa muy detenidamente. Decide revisar minuciosamente el lugar hasta conseguir el texto.
(No puedo creer que realmente ese libro haya aparecido aquí… mierda). –Será mejor que te vayas. Es posible que vengan más Umbralis, (suponiendo que realmente sean Umbralis…).
–Me quedaré contigo. Así tardaremos menos en encontrar ese libro –contesta la chica. Le regala una sonrisa.
Está temblorosa. Aún tiene miedo, pero quiere ayudar al pelirrojo luego de todo lo que había hecho por ella.
Rojo se detiene a verla por un momento antes de regresar a sus labores de apartar los escombros en busca del libro.
–Haz lo que quieras…
Comienza la búsqueda.
El polvo de los libros hace estornudar a Selena sin parar. El joven exorcista no puede evitar tener una risa mental. Adicionalmente, también se percata que entre los estornudos, la chica suelta unos gemidos de dolor. Se toca uno de los costados del cuerpo.
(Parece que antes de haber llegado, ella acabó lastimada de alguna manera…).
El pelirrojo se acerca a ella. Saca un ungüento de uno de sus bolsillos y se lo entrega a Selena.
–¿Por qué tienes algo así contigo? –pregunta la chica.
–En este trabajo, no siempre se sale de una pieza.
–¿Y tener un ungüento ayudará cuándo estás luchando con cosas sobrehumanas?
–Para alguna caída me servirá –responde. Posteriormente, vuelve a lo suyo.
–Como digas…
                                                                                                                                                 

Pincha ACÁ para leer el capítulo.


Si esta serie te gusta o te ha gustado alguna otra entrada de nuestro blog, por favor ayúdanos dando like a nuestro facebook, o compartiendo nuestro trabajo con quienes puedan disfrutarlo. Eso nos ayudaría mucho.

Muchas gracias.