24 abr. 2015

Las adaptaciones en el mundo del cómic/manga

En el mundo de los cómics y el manga, hay ocasiones en las que es mejor dejar las cosas tal y como están. Hay otras en las que fue bueno arriesgarse e intentar algo nuevo. Pero la mayoría de las veces, lo más sensato es dejar las cosas en el mundo del grafito y de la animación, ya que nuestro cerebro no siempre estará preparado para ver aquello, que estaba pintado sobre el papel, ya sea en vívidos colores o en blanco y negro, saltar a la realidad para tomar una apariencia de carne y hueso...

Aprovechando que dos de las películas (una de occidente y otra de oriente), con una gran oleada de "fandom" están próximas a estrenarse, como lo son "The Avengers" (Los Vengadores) y "Shingeki no Kyojin" (Attack on Titan), hablaremos sobre el fenómeno del cómic/manga al momento de sus adaptaciones en la gran pantalla.


Se ha vuelto algo común que, cuando una serie alcanza cierto grado de popularidad, los dirigentes de las casas editoriales buscan exprimir, hasta la última gota, todo lo bueno que la misma tenga para ofrecer, a fin de obtener la mayor cantidad de ganancias posibles antes de que el "hype" desaparezca y la popularidad empiece a disminuir. Claro que, al hacer esto, también es posible mantener la emoción viva entre la audiencia por un período de tiempo que aparenta ser casi indefinido. Quienes ya hayan experimentado algo similar habrán notado que los productos resultantes de tal decisión pueden resultar ser, o muy bien logrados, o por el contrario, muy decepcionantes y, en el peor de los casos, no aportan nada relevante al original en términos de historia.

Esto se ha convertido en una práctica de lo más normal en el mundo de los cómics y el manga. Ambos tebeos suelen conseguir una serie televisiva, la mayoría del tiempo por medio de la animación (cartoons o anime). Asimismo, cuando dicha franquicia comienza a destacarse gracias a su gigantesca audiencia, se suelen realizar proyectos diversos, en los cuales están las adaptaciones cinematográficas, que la mayoría del tiempo tienden a ser con actores reales (Live Action). Es en este punto que surge la disyuntiva: parece haber una maldición egipcia, una intervención de los cielos, el karma, la fuerza y el cosmos, que cuando se adaptan los cómic y el manga al cine, el producto final acaba colisionando contra la pared de la misma manera que un huevo lanzado a la cara. No obstante, para fortuna de Occidente, los cómics por lo general no tienen problema en zafarse de este dilema. ¿La razón? pues, podría explicarse en tres puntos: (1) el ambiente, (2) las habilidades/poderes y (3) el diseño de personajes.

A continuación y para explicar mejor estos puntos, volveremos a hacer uso de las dos franquicias mencionadas anteriormente. Empecemos aplicando el paradigma en Occidente y  Avengers.

(1) El ambiente:

Como todos ya sabrán a estas alturas, la primicia de Avengers gira en torno a una agrupación de súper héroes que luchan contra una gran variedad de organizaciones y villanos. La ambientación de la serie está pintada en el mundo real o "nuestro mundo" mejor dicho. Es decir, da la sensación que en nuestra rutina diaria, hay una ínfima posibilidad de que aquel mundo de héroes y villanos que tanto nos entretiene, pueda volverse una realidad. Hay una cierta potencialidad de ello, o al menos, consiguen dar esa proyección.


Ahora bien, por el otro lado tomemos a Shigeki no Kyojin. Para quienes no conozcan este manga, su historia se desarrolla en lo que puede describirse como un mundo seudomedieval-post-apocalíptico (sí, yo también me enrredé) en el que la raza humana difícilmente tiene alguna posibilidad de sobrevivir y es el deber de un grupo de jóvenes militares intentar sobreponerse a ello y descubrir los secretos de su civilización, todo mientras luchan por obtener la paz.


Hasta los momentos, en la teoría, ambas series suenan bastante bien. De querer llevarse al cine, las dos son factibles.

(2) Las habilidades y poderes:

Los poderes en el mundo de los súper héroes suelen ser muy variados y si bien es cierto que las habilidades especiales de algunos pueden ser muy exageradas, rayando a veces en lo absurdo aun cuando se trata de un mundo fantasioso, hay algo que les permite cuajar sin problemas en este tipo de películas. Quizás se trate del hecho de que, a pesar de todo, los escritores y guionistas de este lado del charco se enfocan justamente en representar una visión alterna de nuestro mundo -y no solo en Avengers-. Es por ello que dichos poderes y habilidades suelen tener un basamento lógico, teniendo su origen en la ciencia y la tecnología, llegando al extremo de tomar mitos y leyendas del mundo antiguo para "actualizarlos", adaptándolos a nuestra época moderna. Tal como fue el caso del dios del trueno, Thor. Pero a pesar de todo, hay otra cosa que con el pasar de los años no ha cambiado: Hay golpes y más golpes.


Volviendo con Shingeki no Kyojin, los personajes de esta serie usan un equipo especial que llevan sujetado al cuerpo por un arnés, el cual tiene un sistema de propulsión a base de gas que les permite viajar por los aires a lo Hombre Araña, sujetándose de los árboles y edificios por medio de ganchos. Es de esa forma que los protagonistas se las ingenian para matar a la raza de titanes que amenaza con extinguir a los humanos. Algo que es más fácil decir que hacer si tomamos en cuenta que la mayoría de los titanes tienen una estatura absurdamente alta y para poner la cereza sobre el pastel, si no se les corta un trozo de carne en la nuca, estos pueden regenerar cualquier otra herida que se les haga, dando a entender que si ya con eso no son inmortales, pues no están muy lejos de serlo. Sin embargo, lo que más llama la atención de este manga, es que hay ciertos personajes que tienen la habilidad de transformarse en dichos titanes para luchar más cómadamente contra estos colosos -aunque para ser honestos, pareciera que más bien están invocando una especie de avatar gigante-.


Es en este punto donde la cosa empieza a ponerse peliaguda. Luego de haber leído el manga de los titanes y de haber observado la gran cantidad de cosas que son capaces de hacer los protagonistas con aquel aparato que les permite movilizarse por los aires, uno se pregunta: ¿Será posible que se logre conseguir el mismo efecto en la gran pantalla con actores reales? Vean un vídeo y saquen sus conclusiones.



(3) El diseño de los personajes:

En los cómics, al igual que la ambientación, se puede alegar que los personajes mantienen y respetan cierta credibilidad con la realidad. Desde las facciones hasta el desenvolvimiento humano y psicológico. Ahora, en el caso de los titanes -y SOLAMENTE de los titanes por el momento-, también podría argumentarse que los mismos son creíbles y factibles de llevar a la gran pantalla.


El diseño de personaje de Shigeki no Kyojin causa cierto "ruido", pero dentro de todo es pasable.

Ahora, siguiendo dicho paradigma se puede concluir que si de estos tres puntos, al menos dos consiguen guardar relación con el mundo real, la película conseguirá hacerse con el cariño del público. Desgraciadamente, en el mundo del manga, hacer esto tiende a ser complicado, principalmente porque el mundo de dichos tebeos tiende a ser demasiado exagerado y surrealista -que no estoy diciendo que sea malo-, por lo que con solo intentar visualizar dicho mundo en una realidad similar a la nuestra, de carne y hueso, la imagen que nos hacemos termina causando "ruido" en nuestras cabezas ya que nuestra zona de confort está siendo penetrada. Y ni se hable de los poderes y habilidades que suelen inventarse los mangakas, pues estos pueden ser aun más absurdos, aunque se sabe de casos en que sí son bastante creíbles...

Nurarihyon no Mago
 
Toriko
 
One Piece
 
Cyborg 009

Es cierto que en muchos mangas los primeros dos puntos suelen a tener un visto bueno como para llevarse a la gran pantalla, pero cuando se ven los diseños de personajes, difícilmente consiguen ser llevados por lo anterior dicho -son demasiado fantasiosos e irreales-. Cuando se ven estos mangas o animaciones, se consigue ver algunos patrones que no pueden replicarse con facilidad en la gran pantalla o simplemente son IMPOSIBLES de conseguir.

Dos ejemplos de ello -además de los colocados arriba-, podrían ser Dragon Ball y Naruto. El hecho de imaginarse a estos grandes de oriente recibiendo una adaptación cinematográfica no animada es simplemente abortivo. Si no lo creen, mírenlo ustedes mismos. Intenten aplicar el paradigma a ellos. Dan ganas de llorar de solo pensarlo.

 
Aquí vemos cómo Dragon Ball se va al caño cuando se lleva a carne y hueso...
 
...y Naruto no es la excepción.

Finalmente, se podría concluir que los súper héroes la tienen más fácil en el terreno de lo real que las series del manga. Es por este motivo y muchos otros que los de Oriente deben abrir los ojos y comprender que sus tebeos son geniales mientras se queden en el mundo del 2D, por supuesto, siempre habrá sus excepciones, pero unas pocas excepciones no hacen la diferencia.